El reciente artículo de Google Deepmind «Modelos Extensos de Lenguaje como Optimizadores» genera un punto crítico en la curva hasta ahora raramente ascendente de la «Ingeniería Preguntona» (Prompt Engineering), sentando (algunas) bases para establecer que el mejor y más eficaz entrevistados/preguntador a un LLM es, precisamente, un LLM. Así, no es un «ingeniero preguntón», sino un LLM quien ha determinado que comenzar las preguntas por «Take a deep breath…» obtiene, sistemáticamente, mejores resultados en las respuestas del LLM. Pero parece que, como dijo Confucio, «cuando un sabio señala la Luna, el necio mira el dedo», por lo que un resultado viral de este artículo ha sido la inserción masiva de frases como «Respira profundamente y detállame paso a paso…» y similares al acervo quasi-mágico del Prompt Engineering, que se está convirtiendo así en una suerte de compilación de trucos (esquemas para pedir respuestas, frases mágicas, etc.) y sortilegios (inspirar lástima, asegurar que se padece miedo insuperable, etc.).

Conviene recordar que la ingeniería es, según IEEE, «la profesión en la que se aplica con juicio el conocimiento de las ciencias matemáticas o físicas adquirido por estudio, experiencia y práctica para desarrollar maneras de utilizar, de forma económica, los materiales y fuerzas de la naturaleza en beneficio de la humanidad».Y, o mucho me equivoco, o el Prompt Engineering no es esto.